sábado, 19 de febrero de 2011

GUATEMALA: Proliferan las radios "piratas" en la región

Partidos políticos aprovechan ilegalidad
Por Leonel Rodas
La facilidad para ingresar al cuadrante radial, poca regulación y adquisición de equipo radiofónico a bajo costo, contribuyen a la expansión de radios ilegales.

     Según expertos, la batalla entre las radios legales y las denominadas “piratas” no es nuevo porque se viene gestando desde 1946, cuando surge la Ley de Telecomunicaciones.

     Los propietarios de estas radios evaden impuestos y crean un competencia desleal porque venden los anuncios publicitarios hasta 300 por ciento menos de las tarifas de una emisora autorizada.

Además aprovechan el desconocimiento de los usuarios y las presentan como radios comunitarias.
     “Este tipo de radios tienen como fin generar programaciones de beneficio social y no lucrativo, pero en la actualidad esto no se cumple, porque los propietarios prefieren vender pautas publicitarias, a pesar de que está prohibido”, manifestó Carlos Morales, director de la Dirección General de Radiodifusión y Televisión Nacional.

     Morales señala que no se cuenta con estadísticas fiables respecto a la cantidad de radios ilegales que existen, pero reconoce su proliferación. “Una de las herramientas fundamentales para evitar la expansión de radios 'piratas' es que los dueños de radios autorizadas denuncien; porque existe un 'vacío' legal para diferenciarlas”, recomendó.

Son vulnerables

     A criterio de Miguel Rivera, analista político, las radios “piratas” son altamente vulnerables a ser absorbidas por partidos políticos, especialmente en años electorales como el actual.

     “El costo de las pautas publicitarias es más bajo, y su condición de 'radio ilegal' las hacen más propensas a cumplir 'favores´ políticos, por ello se convierten en los medios preferidos por los partidos para difundir su campaña política”, señaló Rivera.

     Propietarios de emisoras legales coinciden en que existe una competencia desleal porque las radios ilegales, además de comercializar anuncios a costos más bajos, interfieren las frecuencias y funcionan sin pagar impuestos.
     “Escucho programas radiales, regularmente. Es molesto porque cuando otra emisora interfiere la frecuencia tengo que cambiar de estación; es una falta de respeto”, expresó Marina Soch, vecina del municipio de Almolonga.

En ley
Ley de Radiocomunicaciones regula el funcionamiento de las radios

Artículo 98: Si mediante la inspección se comprueba que una estación perturba o interfiere a otra, la infractora deberá suspender inmediatamente sus transmisiones y no podrá reanudarlas hasta que, a satisfacción de la Dirección General de Radiodifusión, se hubieren corregido las anomalías.

Artículo 102 (Artículo 21 del Decreto 33-70 del Congreso): Se prohíbe la importación, fabricación, instalación, operación o tenencia de estaciones radioeléctricas y equipos emisores sin la autorización correspondiente, la cual será otorgada siempre que se haya llenado los requisitos legales.

Fuente: El Quetzalteco, Guatemala